Hoy empiezo una serie de post que te llevarán de la mano por la norma ISO 9001:2015, analizándola punto por punto. En este post analizaremos el capítulo 0.

Comenzamos 🙂

Capítulo 0 Introducción

 

¿Pero en serio el capítulo 0 me dice algo? 😮capítulo 0

Pues sí. No por ser el 0, es menos importante.

Este capítulo, como su nombre lo indica, sienta las bases para el Sistema de Gestión de Calidad. Entre otras cosas, nos dice lo siguiente:

           La adopción de un sistema de gestión de la calidad es una decisión estratégica para una organización que le puede ayudar a mejorar su desempeño global y proporcionar una base sólida para las iniciativas de desarrollo sostenible.

La palabra clave aquí es decisión estratégica. La norma no obliga a nadie, es la organización quien toma la decisión de aplicarla o no (pero si toma esta decisión tiene que hacerlo bien 🙂 )

Beneficios potenciales

Los beneficios potenciales para una organización de implementar un sistema de gestión de la calidad basado en la Norma son:

a) La capacidad para proporcionar regularmente productos y servicios que satisfagan los requisitos del cliente y los legales y reglamentarios aplicables.

b) Facilitar oportunidades de aumentar la satisfacción del cliente.

c) Abordar los riesgos y oportunidades asociadas con su contexto y objetivos.

d) La capacidad de demostrar la conformidad con requisitos del sistema de gestión de la calidad especificados.

Aquí encontramos palabras clave de hacia dónde va enfocada esta nueva versión de la norma, por ejemplo:

  1. La satisfacción del cliente.
  2. El cumplimiento de la legislación aplicable.
  3. La identificación de riesgos y oportunidades.
  4. La identificación del contexto de la organización.
  5. La definición de objetivos alineados con el contexto de la organización, los riesgos y las oportunidades.

Los puntos 1 y 2, ya vienen desde anteriores normas, pero ya desde la introducción empezamos a notar el pensamiento basado en riesgos, que es una de las principales características de esta nueva versión.

La guía definitiva 🙂

Al fin escucharon nuestras plegarias 😉 y en esta versión de la norma, se nos “ilustra”, sobre el vocabulario usado y sobre qué nos quieren decir en cada caso. Ya había tocado el tema en otro post, pero por su importancia, lo vuelvo a recordar aquí:

Se utilizan las siguientes formas verbales:

     ”debe” indica un requisito

     “debería” indica una recomendación

     ”puede” indica un permiso, una posibilidad o una capacidad

La información identificada como “NOTA” se presenta a modo de orientación para la comprensión o clasificación del requisito correspondiente.

Principios de la gestión de la calidad

En el epígrafe 0.2, la norma nos habla de los principios de gestión de calidad, que en este caso cambian de 8 a 7.

Los principios de la gestión de la calidad son:

  1. Enfoque al cliente
  2. Liderazgo
  3. Compromiso de las personas
  4. Enfoque a procesos
  5. Mejora
  6. Toma de decisiones basada en la evidencia
  7. Gestión de las relaciones

Enfoque basado en procesos

La norma promueve la adopción de un enfoque a procesos al desarrollar, implementar y mejorar la eficacia de un sistema de gestión de la calidad, para aumentar la satisfacción del cliente mediante el cumplimiento de los requisitos del cliente.

En el apartado 4.4 se incluyen requisitos específicos considerados esenciales para la adopción de un enfoque a procesos.

La aplicación del enfoque a procesos en un sistema de gestión de la calidad permite:

a) La comprensión y el cumplimiento de los requisitos de manera coherente.

b) La consideración de los procesos en términos de valor agregado.

c) El logro de un desempeño del proceso eficaz.

d) La mejora de los procesos con base en la evaluación de los datos y la información.

En este punto, nos relacionan este enfoque con el ciclo PHVA, del que hablábamos ya en este post

El ciclo PHVA puede aplicarse a todos los procesos y al sistema de gestión de la calidad como un todo.

Pensamiento basado en riesgos

Llegamos a la joya de la corona de esta versión de la norma. El epígrafe 0.3.3 nos dice que:

El pensamiento basado en riesgos es esencial para lograr un sistema de gestión de la calidad eficaz. El concepto de pensamiento basado en riesgos ha estado implícito en ediciones anteriores de la norma, incluyendo, por ejemplo, llevar, a cabo acciones preventivas para eliminar no conformidades potenciales, analizar cualquier no conformidad que ocurra, y tomar acciones que sean apropiadas para los efectos de la no conformidad para prevenir su recurrencia.

Para ser conforme con los requisitos de la norma, una organización necesita planificar e implementar acciones para abordar los riesgos y las oportunidades. Abordar tanto los riesgos como las oportunidades establece una base para aumentar la eficacia del sistema de gestión de la calidad, alcanzar mejores resultados y prevenir los efectos negativos.

Las oportunidades pueden surgir como resultado de una situación favorable para lograr un resultado previsto, por ejemplo, un conjunto de circunstancias qué permita a la organización atraer clientes, desarrollar nuevos productos y servicios, reducir los residuos o mejorar la productividad. Las acciones para abordar las oportunidades también pueden incluir la consideración de los riesgos asociados.

El riesgo es el efecto de la incertidumbre y dicha incertidumbre puede tener efectos positivos o negativos. Una desviación positiva que surge de un riesgo puede proporcionar una oportunidad, pero no todos los efectos positivos del riesgo tienen como resultado oportunidades.

Os estoy preparando otro post sobre este tema, que no cunda el pánico 😉

 

 

Relación con otras normas de sistemas de gestión

Este apartado nos habla del cambio que ha sufrido la norma, para adecuarse a la terminología de otras normas internacionales y así facilitar el trabajo con ellas.

La estructura de los capítulos (es decir, la secuencia de capítulos) y parte de la terminología de la nueva versión, en comparación con la edición anterior (Norma ISO 9001:2008), han cambiado para mejorar la alineación con otras normas de sistemas de gestión.

La norma no establece requisitos en su estructura y terminología para aplicarse en la información documentada del sistema de gestión de la calidad de una organización.

La estructura de los capítulos pretende proporcionar una presentación coherente de los requisitos, más que un modelo para documentar las políticas, objetivos y procesos de una organización.

No hay ningún requisito para que los términos utilizados por una organización se reemplacen por los términos utilizados la norma para especificar requisitos del sistema de gestión de la calidad. Las organizaciones pueden elegir utilizar términos que se adecúen a sus operaciones. Por ejemplo: utilizar “registros”, “documentación” o “protocolos” en lugar de “información documentada”; o “proveedor”, “socio” o vendedor en lugar de “proveedor externo”.

Ya hablábamos de esto en un post anterior.

Cómo ha cambiado el capítulo 0

Aquí tienes una tabla que muestra cómo ha cambiado este capítulo:

capítulo 0

Como ves se ha ampliado bastante este capítulo y de una mera introducción ha pasado a convertirse en la “llave” que nos abre la puerta al Sistema.

¿Qué te ha parecido? Deja tus comentarios 😉

Sígueme

Gehisy

Formación y asesoría en calidad y mercancías peligrosas at Calidad y ADR
Soy Ingeniera Química, auditora interna de calidad y medio ambiente, consejera de seguridad para el transporte de mercancías peligrosas por carretera y MBA.

Ayudo a profesionales de la calidad y las mercancías peligrosas a optimizar su trabajo diario con la normativa brindándoles formación y asesoría para hacer que estos temas se conviertan en sencillos.
Sígueme

Latest posts by Gehisy (see all)

Related Post

Pin It on Pinterest

Share This