Capítulo 5: Liderazgo

 

Continuamos con este escaneo de la norma ISO 14001:2015. Hoy le toca el turno al capítulo 5: Liderazgo.

El liderazgo tanto en esta como en cualquier otro sistema de gestión es uno de los puntos más importantes, ya que si la alta dirección no está implicada, es imposible conseguir una buena implantación, mantenimiento y mejora del sistema.

Así pues, veamos que nos cuenta este capítulo de la norma en cuanto a los requisitos que debe cumplir la alta dirección para demostrar su liderazgo.

Comenzamos 😉

 

5.1 Liderazgo y compromiso

 

Ya en la versión de 2004 se apreciaba una intención de que la alta dirección tomara protagonismo en el sistema de gestión ambiental, pero en esta versión de la norma, este “deseo” toma forma y la norma nos dice cómo debe demostrar liderazgo y compromiso la alta dirección.

En la siguiente figura te he resumido cómo debe la alta dirección demostrar su liderazgo y compromiso para con el sistema de gestión ambiental.

 

iso 14001 capítulo 5

NOTA: En esta Norma Internacional se puede interpretar el término “negocio” en su sentido más amplio, es decir, referido a aquellas actividades que son esenciales para los propósitos de la existencia de la organización.

 

La norma nos "orienta un poco en este sentido, a través del A.5.

 

A.5.1 Liderazgo y compromiso

 

Para demostrar el liderazgo y compromiso existen responsabilidades específicas relacionadas con el sistema de gestión ambiental en las que la alta dirección debería estar involucrada personalmente o debería dirigir.

La alta dirección puede delegar la responsabilidad de estas acciones a otros, pero conserva la responsabilidad y obligación de rendir cuentas para asegurarse de que las acciones se llevan a cabo.

* Recuerda que “debería” indica una recomendación.

Observa que existen dos palabras clave en este caso “responsabilidad y obligación”.

La alta dirección debe liderar el proceso de diseño, implantación y mantenimiento del sistema de gestión ambiental y no limitarse solamente a proveer recursos y a “echar un ojo de vez en cuando”.

Unos de los puntos que considero importante en este caso (y que verás reflejado en la figura) es el siguiente:

“asegurándose de la integración de los requisitos del sistema de gestión ambiental en los procesos de negocio de la organización”

En muchas ocasiones me habrás escuchado decir (en post, directos de Facebook o similares), la importancia de que se hable el idioma de la alta dirección para que los sistemas de gestión sean eficaces.

Al integrar los requisitos del sistema de gestión ambiental en los procesos de negocio de la organización, sobre todo en los procesos estratégicos, la alta dirección se sentirá realmente implicada, porque se habla su idioma (estrategia, resultados, ROI) y este es un buen punto de partida para que la alta dirección se convierta realmente en líder del sistema de gestión ambiental.

 

5.2 Política ambiental

La alta dirección debe establecer, implementar y mantener una política ambiental que, dentro del alcance definido de su sistema de gestión ambiental:

 

a) sea apropiada al propósito y contexto de la organización, incluida la naturaleza, magnitud e impactos ambientales de sus actividades, productos y servicios;

b) proporcione un marco de referencia para el establecimiento de los objetivos ambientales;

c) incluya un compromiso para la protección del medio ambiente, incluida la prevención de la contaminación, y otros compromisos específicos pertinentes al contexto de la organización;

 

NOTA Otros compromisos específicos de protección del medio ambiente pueden incluir el uso sostenible de recursos, la mitigación y adaptación al cambio climático y la protección de la biodiversidad y de los ecosistemas.

 

d) incluya un compromiso de cumplir con los requisitos legales y otros requisitos;

e) incluya un compromiso de mejora continua del sistema de gestión ambiental para la mejora del desempeño ambiental.

 

La política ambiental debe:

 

– mantenerse como información documentada;

– comunicarse dentro de la organización;

– estar disponible para las partes interesadas.

 

En este punto no se han incluido grandes cambios, pero sí incluye algunos aspectos para adecuarla al formato del Anexo SL, como que la política debe ser apropiada al propósito y contexto de la organización.

También es relevante la inclusión de un compromiso específico de protección del medio ambiente.

Según el A 5.2:

El compromiso de proteger el medio ambiente tiene como fin no solamente prevenir impactos ambientales adversos mediante la prevención de la contaminación, sino proteger el entorno natural contra el daño y la degradación cuyo origen son las actividades, productos y servicios de la organización.

 

Los compromisos específicos que aspira a cumplir una organización deberían ser pertinentes a su contexto, e incluir las condiciones ambientales locales o regionales.

 

Estos compromisos pueden abordar, por ejemplo, la calidad del agua, el reciclaje o la calidad del aire, y también pueden incluir compromisos relacionados con la mitigación y adaptación al cambio climático, la protección de la biodiversidad y de los ecosistemas, y la restauración.

 

Ejemplos de Política ambiental

 

Como ejemplo de política ambiental, tienes la Política ambiental de Iberdrola que, por supuesto es la de una gran empresa, pero cumple con todos los requisitos.

También te pongo este otro ejemplo de política ambiental para una empresa pequeña, para que veas que depende de cada empresa la extensión de este documento.

Lo importante es que debe mantenerse como información documentada, comunicarse y estar disponible para las partes interesadas.

 

5.3 Roles, responsabilidades y autoridades en la organización

 

La alta dirección debe asegurarse de que las responsabilidades y autoridades para los roles pertinentes se asignen y comuniquen dentro de la organización.

 

La alta dirección debe asignar la responsabilidad y autoridad para:

 

a) asegurarse de que el sistema de gestión ambiental es conforme con los requisitos de esta Norma Internacional, e

b) informar a la alta dirección sobre el desempeño del sistema de gestión ambiental, incluyendo su desempeño ambiental.

 

Con la revisión ya no es un requisito la figura del “Representante de la dirección”, sino que la alta dirección debe asegurarse que se realiza una correcta asignación de los roles y responsabilidades y que estos se comunican a toda la empresa.

Esto no quiere decir que no podamos usar a este "Representante" si ya contábamos con él.

En esta nueva versión, la norma es flexible ya que permite que estos roles sean asignados a una persona, compartirse entre varias personas o asignarse a un miembro de la dirección, como nos dice el A 5.3:

A 5.3 Las personas involucradas activamente en el sistema de gestión ambiental de la organización deberían tener una comprensión clara de sus roles, responsabilidades y autoridades para cumplir los requisitos de esta Norma Internacional y lograr los resultados previstos.

 

Los roles y responsabilidades específicos identificados en el apartado 5.3 se pueden asignar a un individuo, que se denomina con frecuencia “representante de la dirección”, se pueden compartir entre varias personas o se pueden asignar a un miembro de la alta dirección.

Y hasta aquí el Capítulo 5. ¿Conocías de qué trataba? ¿Lo están aplicando ya en tu empresa?

Déjame tus comentarios 🙂 

 

También te puede interesar

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: