Tenemos un post dedicado a Deming, pero:

¿Qué es el ciclo PDCA/PHVA?

¿Y encima ha cambiado? 😮

Vamos a verlo, como siempre, paso a paso:

 

El ciclo de Deming es también conocido como ciclo PDCA (del inglés plan-do-check-act). En español sería PHVA (planificar-hacer-verificar-actuar), de hecho, lo veremos de las dos formas dependiendo del documento que estemos consultando. Es una estrategia de mejora continua de la calidad en cuatro pasos, basada en un concepto ideado por Walter A. Shewhart.

 

Los resultados de la implementación de este ciclo permiten a las empresas una mejora integral de la competitividad, de los productos y servicios, mejorando continuamente la calidad, reduciendo los costos, optimizando la productividad, reduciendo los precios, incrementando la participación del mercado y aumentando la rentabilidad de la empresa u organización.

 

El ciclo PDCA en la ISO 9001:2008

Aparece como una “NOTA” dentro del apartado 0.2 Enfoque basado en procesos. En esta versión la norma sugería el uso de esta metodología como una herramienta de mejora más, pero sin profundizar mucho en ella.

 

El ciclo PDCA en la ISO 9001:2015

En esta versión, se incorpora como un punto más dentro del 0.3 Enfoque basado en procesos (concretamente en el 0.3.2). En este caso, la norma va más allá y nos relaciona cada etapa del ciclo con un capítulo de la norma (por cierto, esta versión tiene DOS capítulos más que la anterior; pero eso lo veremos en otro post 😉 )

El esquema que trae la ISO 9001:2015 en este punto es bastante anodino y lioso, por eso os he preparado el que os pongo a continuación (aunque OJO,para gustos, colores 🙂 ):

 

5.

 

Veamos paso a paso en qué consiste cada etapa:

 

P

Planificar:

La norma nos dice que debemos:

  • Establecer los objetivos del sistema y sus procesos.
  • Establecer los recursos necesarios para generar y proporcionar resultados de acuerdo con los requisitos del cliente y las políticas de la organización.
  • Identificar y abordar los riesgos y las oportunidades.

Esto es, que el Sistema de Gestión de Calidad, debe planificarse teniendo en cuenta el contexto de la organización, las necesidades y expectativas de las partes interesadas, así como los requisitos del cliente (Capítulo 4 de la norma).

Esta sería la fase de diseño del Sistema de Gestión de Calidad (alcance, identificación y definición de los procesos, análisis, etc).

Pero ahí no acaba todo, nos encontramos que el Capítulo 6 se refiere por completo a la Planificación y aquí es donde debemos identificar riesgos y oportunidades, definir objetivos y asignar recursos a cada uno de ellos.

¿Entonces qué ha cambiado?

En la ISO 9001:2008 se planteaba la planificación como el establecimiento de los objetivos y procesos necesarios para conseguir los resultados de acuerdo a los requisitos de los clientes y la organización.

En la ISO 9001:2015 se añade que debemos establecer además los “recursos” que vamos a necesitar y es necesario identificar los riesgos y oportunidades, asignándoles recursos (no olvidemos que esta nueva versión está muy enfocada a la prevención).

 

H

Hacer:

Implementar lo planificado.

Pero mujer, esto es muy fácil 🙂

Efectivamente, la norma en este sentido no nos aporta nada nuevo a simple vista, aunque, OJO relaciona esta fase con los Capítulos 7 y 8.

Esto es:

La organización debe determinar y proporcionar los recursos necesarios para el establecimiento, implementación, mantenimiento y mejora continua del sistema de gestión de la calidad. (Capítulo 7). Hasta ahí, todo correcto, ya lo habíamos hecho en el punto anterior 🙂

Aquí encontramos el “pero”

La organización debe considerar:

a) las capacidades y limitaciones de los recursos internos existentes;

b) qué se necesita obtener de los proveedores externos

O sea, que no podemos planificar y dedicarnos a ver pasar el tiempo, tenemos que asegurarnos de que todo va bien “sobre la marcha”.

Con recursos nos referimos a personas, infraestructura, conocimientos, entre otros aspectos que aparecen en el Capítulo 7.

El Capítulo 8 nos habla de la parte operacional (el “día a día” del Sistema de Gestión), lo analizaremos detenidamente en otro post.

 

V

Verificar:

Realizar el seguimiento y (cuando sea aplicable) la medición de los procesos y los productos y servicios resultantes respecto a las políticas, los objetivos, los requisitos y las actividades planificadas, e informar sobre los resultados.

Se encuentra en el Capítulo 9: Evaluación del desempeño y nos dice que;

 

La organización debe determinar:

a) Qué necesita seguimiento y medición.

b) Los métodos de seguimiento, medición, análisis y evaluación necesarios para asegurar resultados válidos.

c) Cuándo se deben llevar a cabo el seguimiento y la medición.

d) Cuándo se deben analizar y evaluar los resultados del seguimiento y la medición.

 

La organización debe evaluar el desempeño y la eficacia del sistema de gestión de la calidad.

La organización debe conservar la información documentada apropiada como evidencia de los resultados.

 

Hagamos un paréntesis para aclarar algo, que espero que os resulte de ayuda, tanto como a mí:

 

En la norma ISO 9001:2015, se utilizan las siguientes formas verbales:

  • ”debe” indica un requisito
  •  “debería” indica una recomendación
  • ”puede” indica un permiso, una posibilidad o una capacidad

 

Así que CUIDADO con los debe de la norma 😉

 

Volvemos a donde estábamos, verificar implica que la organización decide, cómo, qué y cuándo va a hacer las verificaciones, pero sin perder de vista que es un requisito a cumplir. Es este “cuando sea aplicable”, que nos encontramos en esta versión.

 

 

A

Actuar:

Tomar acciones para mejorar el desempeño, cuando sea necesario.

Y llegamos al Capítulo 10 Mejora.

La organización debe determinar y seleccionar las oportunidades de mejora e implementar cualquier acción necesaria para cumplir los requisitos del cliente y aumentar la satisfacción del cliente.

Éstas deben incluir:

a) mejorar los productos y servicios para cumplir los requisitos, así como considerar las necesidades y expectativas futuras;

b) corregir, prevenir o reducir los efectos no deseados;

c) mejorar el desempeño y la eficacia del sistema de gestión de la calidad.

Los ejemplos de mejora pueden incluir corrección, acción correctiva, mejora continua, cambio abrupto, innovación y reorganización.

En esta nueva versión desaparece el concepto de “acciones preventivas”, ya que la norma se vuelve preventiva en sí misma con el enfoque basado en riesgos.

También nos recuerda que “cuando sea necesario”, no vamos a andar mejorando por mejorar :).

 

 

 

¿Y qué función tiene el Liderazgo en todo esto?

 

Pues, la de siempre. Es el centro del Sistema de Gestión de Calidad.

  Un Sistema de Gestión de Calidad sin una alta dirección comprometida, está condenado al fracaso.

¿Te atreves ya a hacer tu propio análisis PHVA?

Déjame tus comentarios 😉

 

 

 

 

 

Related Post

Pin It on Pinterest

Share This